Conecta

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Sé parte Contacto

Discapacidad y Trabajo: La formación en TI como puerta de entrada a la inclusión

3/05/21

A raíz de la pandemia por el COVID-19 en Uruguay y el mundo, la demanda de cargos en determinados sectores varió considerablemente. Esto también supone un cambio en las propuestas de formación actual
Tiempo de lectura: 3 minutos

La consultora Advice, en su monitor laboral del mes de marzo de este año, reportaba un incremento en el sector tecnológico. Este sector fue el que más aportó al incremento mensual en la demanda de ofertas laborales, con casi 600 llamados durante todo el mes.

Desde la Fundación Bensadoun Laurent, que trabaja conectando empresas con cargos disponibles con personas en situación de discapacidad que buscan empleo, también se evidenció una disminución en la demanda de cargos más operativos. Y, en su lugar, hubo un aumento de demanda en cargos con formación específica, especialmente en el área de Tecnología de la Información.

Formación en TI como salida laboral

Es por ello que, como parte de la propuesta educativa, la Fundación, a través de su programa de formación dirigido a personas en situación de discapacidad, ha desarrollado alianzas para fomentar la formación en el área de la tecnología.

Entre las propuestas actuales, se hace mención del Bootcamp en Testing de Software realizado por el equipo de la empresa Globant durante los meses de abril y mayo.

Este curso ha alcanzado a egresados de cursos de Testing de Software realizados por la Fundacion Bensadoun Laurent en años anteriores. El mismo busca que los estudiantes puedan desarrollar competencias específicas en el área para mejorar su empleabilidad laboral.

También destaca el curso sobre bases de datos que dictará en mayo TATA Consultancy Services para personas en situación de discapacidad inscritas en la Fundación.

Este curso se realizará bajo modalidad online para personas en situación de discapacidad en cualquier parte del país, con conocimientos en Testing de Software o tecnologías similares.

Es importante destacar que todos los cursos cuentan con el acompañamiento técnico de la Fundación, entendiendo el contexto en el que se puedan encontrar las personas que participan de estas experiencias educativas.

Generar condiciones para el acceso a la formación

Muchas personas de contexto socio-económicos vulnerables, incluyendo personas en situación de discapacidad, no cuentan con equipos, conexión a internet o espacios necesarios para desarrollar una formación en línea, por lo que deben generarse mecanismos para no aumentar aún más la brecha digital.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, las personas en situaciones de discapacidad severas “suelen vivir en hogares pobres o de ingreso medio-bajo, alcanzan menos años de educación y habitan viviendas de calidad inferior y/o en hacinamiento, comparados con la población en general. La exclusión de personas con discapacidad afecta no solamente a ellos, sino también a los otros miembros del hogar al que pertenecen, quienes suelen tener menor nivel de empleo y educación.”

Por este motivo, para poder aprovechar la demanda en el mercado laboral, es necesario que se garantice el acceso a la formación y promoción de competencias digitales de las personas en situación de discapacidad, en ambientes accesibles y con el correspondiente acompañamiento profesional.

La formación tecnológica podría representar una oportunidad para cambiar la realidad de participación de las personas del colectivo en el mercado laboral.

Futuro tecnológico

Según el monitor laboral de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (Cuti) y la consultora Advice, en base a llamados laborales a través de las plataformas digitales entre mayo y octubre de 2020, casi una quinta parte de los llamados los centralizó sólo el sector tecnológico. 

El informe también destaca que hay una demanda significativa de personal en el sector TI. La brecha para este año 2021 rondaría las 4.000 personas, de acuerdo con una investigación de la Cámara que toma datos del Ministerio de Educación y Cultura.

Panorama complicado

La formación en cargos específicos con determinada trayectoria educativa previa puede suponer un desafío para las personas en situación de discapacidad, que, por diferentes barreras, no accedieron a una formación educativa en igualdad de condiciones, que les permita competir actualmente en el mercado laboral abierto.

Según un informe de UNICEF de 2013, basado en datos del censo de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas de 2011, un 56,6% de la población en situación de discapacidad de 25 o más años de edad declaró no tener instrucción o haber alcanzado sólo la educación primaria. Este porcentaje baja hasta 29,7% para la población de 25 o más años de edad que no está en situación de discapacidad.

Esta situación ya se evidencia en la realidad. La Fundación, que trabaja con inclusiones laborales en Montevideo y área metropolitana con una población de más de 1.000 personas en situación de discapacidad, reportó en su informe anual de 2020, periodo en el cual hubo una demanda de más cargos con formación específica y menos cargos operativos, un descenso de más del 68% en las contrataciones (a través de la Fundación) con respecto al mismo periodo del año anterior, antes de la emergencia sanitaria.


Compartir